08 febrero, 2016

Un fantástico creador de logotipos online

En esta entrada voy a guardar una referencia que puede ser bastante práctica. Es un hallazgo que acabo de hacer y no me resisto a compartirlo.

Se llama Logaster y es un creador o generador de logotipos. El mejor que me he encontrado hasta el momento. Todo se hace directamente en una página web, en 3 o 4 simples pasos, sin necesidad de Photoshop o software adicional alguno. Realmente es muy fácil de usar.

Antes de seguir, para aquell@s que estén pensando “pues vaya cosa… un diseñador profesional no usa eso, lo hace todo por su cuenta”, comentar que es cierto, tienen toda la razón. No obstante, quien niegue la utilidad de esta herramienta creo sinceramente que se equivocará, pues en un minuto puede bocetarse un logotipo digno, lo que puede venir muy bien para enviar unos ejemplos rápidos a clientes, o sencillamente para coger ideas.

Además de para bocetos rápidos, por mi experiencia sé que existen muchos tipos de negocios que no requieren diseños complicados, como pueden ser los pequeños comercios locales, páginas web sencillas… Incluso para tarjetas de visita de oficios. Aquí podemos ahorrarnos trabajo (y coste por tanto para ellos). Podremos bajar nuestra tarifa y ganar competitividad.

En definitiva, que recomiendo su uso, sobre todo para envíos de ideas rápidas, al estilo “¿qué le parece este concepto?”. En suma para empezar a trabajar.

Por ejemplo, ahí va un logo rápido para La Grafiteca que he hecho usando esta herramienta-web:

Logo de La Grafiteca creado con Logaster.

No me convence demasiado la tipografía que he puesto en el subtítulo, pero en líneas generales el resultado es digno como puede verse, y está hecho en menos de 5 minutos. Luego a partir de aquí ya podremos seguir trabajando nosotros por nuestra cuenta (o incluso usar directamente el logo que nos genera, luego lo explico rápidamente).

En realidad en algunas ocasiones estos generadores de logos pueden sacarnos de bloqueos creativos, y ser realmente una ayuda. No tienen buena fama entre los diseñadores, eso está claro, pero yo desde luego no los desdeñaría de entrada. Sin duda es bueno conocer su existencia. De hecho, aquí ya hemos hablado de otros servicios parecidos (ver esta entrada, o esta otra, muy curiosa la última pues es un generador de logos “hipster”).

Aplicación de logotipo sobre tarjeta generado por Logaster.

Logaster en particular es singularmente interesante pues nos muestra aplicaciones del logo en diversos soportes de papelería corporativa, y además nos genera versiones monocromáticas, en negativo, etc… Su gama de iconos es realmente grande (yo he elegido la Gioconda pero hay una lista enorme a nuestra disposición). Como digo, sin duda es el mejor generador de logotipos que he visto hasta ahora.

Los pasos a seguir son sencillos, cualquiera puede usar esta herramienta. Además está todo en español. Primero escribimos el texto del logo, elegimos una temática y clicamos en “siguiente”. Se nos genera una lista interminable de opciones.

Muestra de las muchas opciones que nos genera la plataforma.

A continuación podemos personalizar los colores, así como la tipografía. También podemos desplazar los elementos. La interfaz es fácil de usar.

Eligiendo la tipografía de nuestro logo en la plataforma Logaster.

Las tipografías o tipos de letra que pueden usarse son por supuesto gratuitas, por ahí podemos estar tranquilos. Esto supone otra ventaja muy útil para este trabajo (nos libera de asegurarnos que la fuente esté libre de derechos). El listado es además bastante amplio.

En cuanto a la edición de los colores, es igualmente fácil.

Eligiendo los colores de nuestro logo en la plataforma Logaster.

Se nos genera una paleta de colores relacionados de forma automática. Y además podemos editar los colores con un cuadro cromático al más puro estilo Photoshop. La única pega que le veo es que no aporta los valores en cuatricomía CMYK (aunque esto es fácilmente solventable dado que conocemos los valores del color en modos RGB, código hexadecimal, etc…).

Así pues básicamente creo que son todo ventajas, menos la parte de pagar, claro está. De algo tenían que vivir los creadores de la plataforma.

Una vez acabemos se nos permitirá descargar una versión gratuita del logo (sin la marca de agua, totalmente limpio), aunque es muy pequeña. Son imágenes PNG de 146x75 píxeles nada más. Muy poco. Eso sí, se incluyen las versiones monocromáticas y en negativo. Para poder descargar las imágenes a gran tamaño ya tendremos que pagar.

Pero bueno, sea como sea me sigue pareciendo interesante para coger ideas, y desde luego para los no diseñadores, es decir para el público en general, se trata de una herramienta utilísima. Seguramente por eso los diseñadores odian estos generadores, pues creen que les quitan el trabajo.

En este sentido, diré que está claro que cualquiera puede hacerse un logo por su cuenta con esta plataforma, pero yo no se lo recomiendo. O al menos no le recomiendo que lo haga solo, siempre debería actuar en equipo con un diseñador. ¿Por qué? Pues no solo por el asesoramiento estético, sino sobre todo por el aspecto técnico. Para usar un logotipo en tarjetas de visita, papelería, etc… se necesita una imagen de salida vectorial (PDF, EPS, AI de Illustrator, etc…). Si se usan estas imágenes PNG en salida impresa el resultado será mediocre (¡en el mejor de los casos!). Sobre todo si se ponen a cierto tamaño.

Muestras de aplicación del logotipo en papelería corporativa, generadas por Logaster.

Para colocar el logotipo en soportes como los de arriba hace falta la ayuda de un profesional. No vale con poner “cualquier cosa”. Al menos si estimamos en algo la imagen de nuestro negocio o compañía. Se han de usar imágenes vectorizadas, y con las gamas y tonalidades adecuadas, etc.

De esta forma, sugiero que se usen estas herramientas junto a un diseñador, que aportará los artes finales en los formatos y dimensiones apropiados. Crear para ellos la imagen de lo que queremos con herramientas como Logaster es una buena idea: les guiará en el trabajo y así podrán abaratar mucho su tarifa. Trabajar con una idea terminada no tiene nada que ver con empezar de cero, esto lo puedo asegurar. Básicamente es una cuestión de tiempo invertido en el trabajo (nos ahorramos las correcciones, ideas fallidas, etc…).

En definitiva, para mí es una herramienta útil para un trabajo cliente-diseñador actuando en equipo, y optimizando así el tiempo y coste. De esta forma, recomiendo a todos, profesionales o no, que echen un vistazo a esta buena herramienta:

Ir a Logaster, el creador de logos en línea.

Comentarios y discusión sobre esta entrada