19 septiembre, 2017

Recursos gratuitos que en realidad no lo son (crítica)

En esta entrada voy a hablar sobre un fenómeno muy dañino, que está afectando masivamente al mundillo de los recursos “gratuitos” de diseño. ¿Cuál es el problema? Sencillamente, que se están ofreciendo para descargar gratis todo tipo de trabajos que en realidad son de pago, debido a que su creador/a ha tenido la ingenuidad o poca experiencia de no considerar el aspecto de las licencias de uso (luego explicaré esto con detalle).

¿El resultado? Que numerosos sitios web se están apropiando de obras que no les pertenecen, ofreciéndolas gratis en sus propias páginas –por supuesto sin permiso-. Esto ocasiona un gran perjuicio al diseñador/a original, que no solo venderá mucho menos (si es que consigue llegar a vender algún ejemplar), sino que suele suceder que estos sitios se terminan apropiando de todo el tráfico relacionado. Por tanto de las visitas, ingresos publicitarios, etc. E incluso hasta de la propia creación misma, al cabo del tiempo. Montañas de ilusión y trabajo… para nada. Echados a perder por culpa de los típicos aprovechados sin escrúpulos.

Dado que aquí en La Grafiteca reuno habitualmente todo tipo de freebies de diseño, sigo a una gran cantidad de portales especializados, y lo veo suceder continuamente. Estoy bastante harto ya de esta situación, que daña muchísimo a creativos del mundo entero, y al sector en su conjunto. Cuando comencé esta web no tenía ni idea de la situación, pero con los años he ido comprendiendo el panorama: muchos sitios que yo veía idílicos se nutren en realidad del trabajo de otros demasiado a menudo, y sin su consentimiento por supuesto.

¡Precaución, robo de diseño!

Aquí los enlaces son todos como deben ser: a la verdadera web original de los recursos (ya sean plantillas, tipografías, ilustraciones, etc). Me tomo muy en serio la molestia de rastrear hasta dar con el verdadero autor, y así poner enlace al sitio original. Es la buena práctica, lo que deberían hacer todos.

En este artículo voy a dar un paso más, dando consejos directamente a los diseñadores/as que crean freebies y los ofrecen ingenuamente en sus sitios, para que los grandes “tiburones” no se apropien de su obra.

Al menos con tanta facilidad, y si lo hacen que sea incurriendo en una ilegalidad obvia y flagrante, que lógicamente hará que podamos reclamarles con mucha más fuerza en un momento dado. A ver si entre todos podemos combatir este problema.

Ejemplos de robos y mecánica de los mismos.

Como digo, son innumerables. Los veo casi todas las semanas. Sitios grandes como Pixel Surplus, Dealjumbo.com… Incluso mi admirada web Pixelbuddha lo hace a veces. También por supuesto muchos otros más pequeños. Casi siempre con el mismo sistema: aprovecharse de los freebies que ofrecen cada semana los grandes mercados de diseño (especialmente Creative Market).

Abajo, un ejemplo de recurso puesto a la venta, ofrecido al mismo tiempo gratis en otra web:

Ejemplo de recurso puesto a la venta, ofrecido al mismo tiempo gratis en otra web.

Un ejemplo más:

Un ejemplo más.

Otro más, y podría estar toda la mañana:

Otro más, y podría estar toda la mañana.

La mecánica es la siguiente: colocan créditos al autor/a original, y con eso dan apariencia de legalidad al asunto. Pero en realidad realizan una apropiación, pues en lugar de simplemente poner un enlace a la página establecida por el creativo, como se hace aquí en La Grafiteca por ejemplo, descargan el recurso y re-suben todo el material a una página propia de ellos (ajena al autor, por supuesto), donde ofrecen también el mismo freebie. Y encima la dejan ahí para siempre. Con esto la persona que ha creado el recurso de diseño pierde infinidad de ventas, obviamente, pues casi todo el trafico se dirige a estas nuevas ubicaciones que lo dan gratis de forma permanente.

Para aquellos/as que no sepan bien de qué estoy hablando, les recomiendo mucho que lean el artículo: “Los mejores sitios para vender o comprar diseño gráfico-web”. Allí se describen bien los principales mercados internaciones de diseño (gráfico, web, editorial, animaciones, etc). Juegan un papel fundamental en todo esto, ¡generalmente en su propia contra! El tema de los “regalos” está resultando clave en que pierdan innuberables ventas (tanto ellos como los autores de los recursos).

Concretamente, cada semana suelen ofrecerse trabajos de descarga gratuita, que en realidad son de pago (están a la venta por parte de su creador en esa misma plataforma). Son regalos de promoción, por tiempo limitado a esa semana. Y esto es precisamente lo que aprovechan los sitios sin escrúpulos; cogen el freebie y lo re-suben a sus propios hospedajes como antes he comentado, colocando sus propios enlaces para la descarga y demás. De esa forma, lo que era un freebie solo por 7 días, se convierte en recurso gratuito permanente.

No acaba aquí, pues lo normal es que, con el tiempo, dicho material se vuelva a coger y re-subir por más sitios todavía.

Al final, el resultado es que la persona que ha creado el recurso puede llegar a perder totalmente el control de su obra.

Así pues, una parte del problema está, por supuesto, en ofrecer estos regalos semanales por parte del mercado de diseño. Al menos sin establecer claramente una licencia y régimen de uso que diga claramente que esto no se permite, así como una voluntad decidida de perseguir a las webs que realizan apropiaciones (son bastante sencillas de identificar, la verdad).

Personalmente, no entiendo cómo permiten que les roben cada semana con tanta facilidad. Los recursos que se compran -y venden- en esos sitios, muy buenos y útiles por cierto, tienen unas licencias claras de uso (número concreto de ejemplares que se pueden vender usando los diseños, etc). Cuanto más extendido queramos el uso, más habrá que pagar. Los freebies semanales tienen una licencia de tipo estándar, lo cual por supuesto no permite que otros sitios puedan redistribuir por su cuenta el material, pero la plataforma no parece actuar contra ellos. Al menos no muy decididamente, pues es obvia la situación irregular y ahí siguen.

Ojo con Behance y demás sitios sociales para diseñadores.

Hay otras fuentes de material para estos sitios sin escrúpulos. Generalmente Behance, y sin duda también Dribbble, así como DeviantArt y demás sitios parecidos (pero sobre todo esos tres). Dichos lugares son, como muchos sabrán, plataformas en las que los profesionales muestran sus obras a la comunidad de diseñadores, a veces permitiendo su descarga gratuita –se suelen poner enlaces a hospedajes y nubes personales tipo Dropbox, Google Drive, etc-.

Pues bien, los sitios webs dedicados a los freebies consultan -consultamos- por supuesto estas comunidades muy frecuentemente, y aquellos que tienen pocos escrúpulos no desaprovechan las oportunidades. Si el diseñador/a ha sido tan cándido de no explicitar una licencia claramente para su obra, que no dude que será apropiada por otros al instante. Sobre todo si es buena.

¿Cómo evitar que nos roben? Consejos para ofrecer freebies de diseño.

Vamos con la parte práctica de este artículo. Espero poder ayudar a la comunidad de diseñadores/as a combatir esta situación, que tanto nos perjudica a todos. Pues bien, la forma de evitar estas apropiaciones de nuestro trabajo pasa, en primer lugar, por saber bien qué estamos haciendo.

Si queremos ofrecer un freebie –ya sea como un regalo o para promoción- tenemos dos opciones: publicarlo en una página nuestra o usar un portal tipo Behance para ello. En ambos casos, es un aspecto de importancia crítica el dejar escrito claramente el nombre del autor/a, así como el régimen de uso que permitimos para esos archivos. Lógicamente, no deberemos permitir nunca la redistribución de esos archivos por parte de otros sitios (la descarga siempre y solo desde la ubicación original, esto es, desde nuestra página).

Dicha declaración conviene ponerla en inglés también, y no solo en la página del recurso, sino también dentro del mismo, en archivos de texto –mejor un PDF-, e incluso dentro de la propia obra si es posible (poner un rótulo en la primera capa, marcas de agua o cualquier otra forma que se nos ocurra).

En relación con este tema recomiendo leer tranquilamente este otro artículo: “Licencias de uso personal y comercial, guía completa”. Es muy extenso y exhaustivo, pero sin duda merece la pena el esfuerzo. Son temas importantes si no queremos perder el control de nuestras creaciones. Allí se explica todo el tema de las fórmulas legales que podemos poner y demás.

Otra recomendación que considero vital es no regalar nunca la obra completa. Es aconsejable que el freebie solo contenga una parte o fracción de la misma, algo así como una “demo” de los videojuegos. No solo para evitar su apropiación, sino porque además dicha mecánica es buena para vender el recurso completo ya en versión premium (de pago). Si la “demo” muestra que se trata de un trabajo útil, otros profesionales se interesarán en él a buen seguro. Y nadie nos va a robar una “demo” de promoción.

Si lo que queremos es intentar vender nuestro diseño en las grandes plataformas internacionales (para más info sobre esto ver el artículo del primer enlace), ya no sería ofrecer un freebie, pero no está de más preocuparse pues estos mercados pueden dar regalos como hemos visto, usando nuestro archivo en un momento dado. Ya saben, se trata de una de las principales fuentes de material para los aprovechados, así que es MUY importante incluir también aquí un régimen de usos permitidos. En la carpeta junto al resto de materiales añadiremos un archivo que explique claramente los créditos de la obra y la licencia para las versiones gratuitas, en su caso (y por si acaso). Pondremos allí, una vez más, que no se permite la redistribución por otros sitios distintos al original, y que esos archivos se encuentran bajo el mismo régimen que los puestos a la venta en la plataforma.

También, como recomendación general, aconsejo a los creadores que estén siempre muy vigilantes en Internet respecto a su obra. Conviene ponerle un nombre a cada plantilla, tipografía o recurso en general (así como nuestro nombre, web y email como autores), y rastrear después periódicamente en la Red. Estar al tanto también en Behance y Dribbble, pues los sitios aprovechados suelen publicar allí también sus novedades (aunque en realidad sean de otros).

Mensaje para las plataformas de compra-venta de diseño, y para los buscadores.

Finalmente, quiero terminar este artículo con un claro mensaje para los mercados que ofrecen freebies semanales: se están “pegando un tiro en el pie”. Ya lo he comentado antes, esos regalos son algo totalmente contraproducente tanto para los creadores como para ellos, que al fin y al cabo se llevan una comisión de cada venta. Una de dos, o dejan de dar dichos regalos, o empiezan a actuar de forma mucho más decidida y vigilante en cuanto a su no-redistribución posterior (me refiero por supuesto sobre todo a Creative Market, principal origen del problema).

Si no lo hacen todo seguirá como ahora: cada semana están dando nuevo material a los aprovechados. Y no solo por una semana, sino que ya se queda allí para siempre (o hasta que les obligan a quitarlo con mil quejas). ¿Quién lo va a comprar entonces, si está gratis en todas esas ubicaciones? Solo el que no se dé cuenta, es obvio.

Los buscadores, por su parte, también tienen su parte de responsabilidad en esto. Deberían hacer una labor muy seria y decidida en cuanto a los resultados que ofrecen, para que los sitios que redistribuyen contenidos no originales sin permiso (con descarga directa desde dichos sitios), no aparezcan por encima de la web del autor original.

Esto es muy importante… Y hablará bien de dichos buscadores. De hecho, lo ideal sería que las páginas que ofrecen apropiaciones ni siquiera aparecieran en los resultados, pues en realidad están cometiendo una ilegalidad, que el buscador no debe apoyar. Básicamente se trata de piratería, no diferente respecto a las descargas ilegales de software, etc.