17 enero, 2018

Massimo Vignelli: 5 frases para vivir (y diseñar)

El gran diseñador italiano Massino Vignelli (1931-2014) dedicó toda su vida al Diseño Gráfico con mayúsculas. Profesional incansable y maestro de maestros, a lo largo de su prolífica carrera fue autor de varios trabajos de fama mundial (los más conocidos son seguramente los planos y señalización del metro de New York). Ya en la etapa final de su vida, tras décadas de trayectoria profesional, este sabio milanés plasmó en una serie de “puntos” o “frases” los principios característicos de todo buen diseño, al igual que hicieron otras grandes figuras antes que él. Dedicaremos esta entrada a su memoria, intentando rescatar algunas de sus enseñanzas y consejos más célebres.

Como decimos, Vignelli no fue el primer diseñador que intentó identificar los elementos siempre presentes en los buenos diseños (entendidos estos en su sentido amplio, por tanto de cualquier tipo, ya sean obras gráficas, objetos, mobiliario…). Al igual que otros grandes maestros de los que hemos hablado anteriormente –luego los mencionaremos-, este diseñador se dio cuenta de que, aunque su disciplina era de tipo creativo y por tanto altamente subjetiva, existen ciertas características necesarias para que un trabajo quede verdaderamente bien resuelto. Básicamente, sus conclusiones fueron las mismas que las explicadas por otros grandes diseñadores y diseñadoras: composiciones sugerentes, claras, fuertes, diseños siempre bellos. Imperecederos. Vigentes ahora y siempre.

En un artículo anterior ya vimos las leyes o principios de Dieter Rams, y podremos comprobar la similitud que tienen con las enseñanzas de Vignelli. De igual forma, también hemos repasado las lecciones de 40 grandes históricos del Diseño -parte 1, parte 2-, y nuevamente encontramos que son totalmente coincidentes (entre ellos se cuenta el propio Vignelli, por cierto). Así pues, parece que podría existir una cierta objetividad, dentro de lo subjetivo de lo creativo.

  • Nota: Recomiendo a toda persona interesada, ya sea profesional, estudiante o sencillamente aficionado, que dedique unos minutos a echarles un vistazo también a los artículos antes citados. Encontrará en ellos fundamentos teóricos sobre la labor de diseñar, de bastante calado, y también muestras de la obra de todas esas grandes figuras.

Volviendo a Vignelli, por su parte nos dejó numerosas frases y consejos, pero los más famosos son sus 5 puntos, llamados “Five phrases to live” (“Cinco frases para vivir”). El gran maestro italiano –recientemente fallecido-, en tándem con su esposa y compañera de trabajo, Lella, los propone de alguna forma para la vida entera, uniendo las facetas estética y propiamente vital en una sola.

Massimo VignelliMassimo Vignelli con su esposa Lella en 2010Massimo Vignelli con su esposa, socia y también diseñadora Lella Vignelli, en 2010.

Como veremos a continuación, desde luego no son malos consejos a seguir.

Las famosas cinco frases de de Massimo Vignelli.

  1. Una vida es demasiado corta para hacerlo todo”.
  2. Nos gusta el diseño que sea visualmente poderoso, intelectualmente elegante y, sobre todo, eterno”.
  3. Si puedes diseñar una cosa, entonces puedes diseñarlo todo”.
  4. Si lo haces bien, perdurará para siempre”.
  5. La vida de un diseñador es una vida de lucha contra la fealdad”.

Massimo Vignelli con el programa, diseñado por Michael Bierut, para el evento Architectural League President’s Medal, que le premió junto a su esposa Lella en 2011Massimo Vignelli con el programa, diseñado por Michael Bierut, para el evento Architectural League President’s Medal, que le premió junto a su esposa Lella en 2011.

Seguramente, quien mejor las ha plasmado es el norteamericano de Seattle, Anthony Neil Dart. Los posters tipográficos que este diseñador creó como homenaje a los Vignelli, usando sus lemas, son de largo la más célebre expresión de los mismos.

Pueden verse en la página que este excelente diseñador les dedica en su sitio, y los pondremos también aquí (con los debidos créditos a través de los links anteriores):

Póster tipográfico de Anthony Neil Dart con frases de Massimo VignelliPóster tipográfico de Anthony Neil Dart con frase 1 de Massimo VignelliPóster tipográfico de Anthony Neil Dart con frase 2 de Massimo VignelliPóster tipográfico de Anthony Neil Dart con frase 3 de Massimo VignelliPóster tipográfico de Anthony Neil Dart con frase 4 de Massimo VignelliPóster tipográfico de Anthony Neil Dart con frase 5 de Massimo Vignelli

Más frases y enseñanzas de Vignelli.

Además de sus famosas cinco frases –que como decimos se han hecho célebres en gran medida gracias a los excelentes posters tipográficos de Anthony Neil Dart-, el maestro italiano nos dejó muchas otras enseñanzas.

El mismo Dart recoge algunas de ellas en los propios carteles que vemos arriba (tanto en el texto como aplicadas directamente). Por ejemplo, en todos los posters aparece el texto:

“Vignelli works firmly within the Modernist tradition, and focuses on simplicity through the use of basic geometric forms in all of his work” (“Vignelli trabaja con firmeza dentro de la tradición Modernista, y se centra en la simplicidad a través del uso de formas geométricas básicas en todo su trabajo”).

Modernidad, simplicidad, formas geométricas básicas… ¿Recuerda al famoso “Menos es más”? Claro que sí. Todos los grandes maestros lo mencionan, así como el uso de la geometría.

Bueno… En realidad la geometría, así como el uso de rejillas o retículas, es un consejo que dan Vignelli y los demás viejos maestros modernistas. ¡Y sin duda muy digno de tener en cuenta! Solo hay que ver sus obras (como digo, recomiendo mucho hacerlo, además en aquellos años las retículas se hacían con regla y lápiz, nada de equipos informáticos).

Cartel para Knoll International diseñado por Vignelli en 1966Cartel para Knoll International diseñado por Vignelli en 1966. Puede apreciarse claramente el uso de retícula oblicua.

No obstante, allá por los ‘90 (y seguramente antes) aparecerían muchos rupturistas que clamaron contra la “prisión de la retícula”, siendo favorables a la experimentación, la deconstrucción y el caos. A no seguir ninguna regla, en definitiva. El resultado era una especie de collages muy “punk”. Esta tendencia sigue existiendo hoy en día.

Personalmente no me inclino por ninguno de ambos bandos, pues todo puede quedar bien en un momento dado. No obstante, es indudable que el uso de rejillas y geometría da garantías y armonía, mientras que la caótica deconstrucción es mucho más arriesgada (depende exclusivamente del talento personal que tenga uno… que además puede no ser apreciado por otras personas, pues aquí la subjetividad es máxima). Yo diría que esta última tendencia va más en la línea del Arte que en la del Diseño Gráfico propiamente dicho. Del Arte de vanguardia, además.

Por su parte, Vignelli llegó a llamar “basura” a ese tipo de composiciones caóticas. Para él estaba claro: hay diseño con calidad y sin calidad. El diseño con calidad sería el que busca “lo más claro, más hermoso, más elegante, más imperecedero posible”. El contenido (el mensaje) siempre es fundamental, y determinará el propio diseño, que debe surgir de él. Son importantes los tres niveles: cómo se expresa la información, que estructura y coherencia tiene dicha expresión (disciplina, continuidad…), y el imprescindible factor pragmático: ¿puede el público recibir la información adecuadamente?

Por tanto, los tres niveles de Vignelli son: “sintácticamente correcto, semánticamente consistente y pragmáticamente comprensible”.

American Center in Paris (Vignelli, 1994)Publicaciones de los Vignelli en 1994, para el American Center de París. Las ponen de ejemplo para mostrar que se puede ser moderno y mantener la armonía, al mismo tiempo. Massimo y Lella fueron premiados con la medalla AIGA en 1982, un galardón muy prestigioso en el mundo del diseño gráfico.

De hecho, al ser re-preguntado sobre su frase “la vida de un diseñador es una constante lucha contra la fealdad”, Vignelli le aportó una nueva dimensión de responsabilidad social a la misma. Llegar incluso a no dar al público lo que quiere… sino lo que necesita. Así pues, el diseño ha de buscar estas necesidades, dijo una vez. El mensaje debe llegar al receptor de forma totalmente entendible, en definitiva, por encima de cualquier otra consideración.

En relación con la simplicidad, el maestro italiano también fue famoso en este sentido. Se le llegó a acusar de trabajar básicamente con 5 tipografías: Bodoni, Century, Futura, Garamond… y Helvetica. También se asocia con él Akzidenz-Grotesk. “Esas son tipografías valiosas”, comentó en una ocasión, divertido y sin que le molestara en absoluto.

Lejos de ello, añadió que con la informática habían aparecido centenares de tipos de letra en muy poco tiempo, lo cual podía llegar a ser una auténtica “contaminación visual”. “Más que cientos de tipografías, lo que necesitamos son unas pocas básicas, y a la basura el resto”. No sé qué opinaría si viera las hermosas hand-written que se hacen hoy en día, pues desde luego para adornar una taza, una camiseta o un póster sin duda quedan muy bien (aunque es cierto que hay tantas que es realmente complicado elegir).

Póster para el IAUS (Institute for Architecture & Urban Studies). New York, 1979-1980Póster para el IAUS (Institute for Architecture & Urban Studies). New York, 1979-1980.

Más frases de Vignelli:

“Se puede lograr la atemporalidad si se busca la esencia de las cosas y no la apariencia. La apariencia es transitoria –la apariencia es moda, la apariencia es tendencia– pero la esencia es atemporal”.

“Creemos firmemente en la permanencia de la palabra impresa como un testigo de la cultura de nuestro tiempo. Las palabras y las imágenes interactúan para crear sentimientos, ampliar nuestra percepción, enriquecer nuestros conocimientos”.

“El buen diseño es cuestión de disciplina. Se empieza examinando el problema y recopilando toda la información disponible del mismo. Si entiendes el problema, tienes la solución. Es más de lógica que de imaginación”.

“Se puede decir ‘te quiero’ en Helvetica. Con Helvetica Extra Light si quieres ser extremadamente fino. O con Extra Bold si quieres ser intenso y pasional. Y puede que funcione”.

Recomiendo bastante leer The Vignelli Canon. Dicho libro es obra del propio Vignelli, publicado en 2009, ya casi al final de su vida. En él menciona todas estas cosas y muchas más, es una guía básica bastante útil que nos dejó como legado este maestro (puede consultarse gratuitamente desde la web del estudio Vignelli, en formato PDF, usar el link anterior).

También existen artículos de interés, como por ejemplo éste (en inglés), que incluye una buena entrevista con Vignelli.

Con todo, el libro más famoso y citado es Vignelli from A to Z, obra de Massimo y Lella, recientemente fallecida ella también (en 2016). Este libro es carísimo, una edición de lujo casi de museo. Contiene todo el saber de ambos diseñadores tras una vida entera, incluyendo los principios y conceptos que han de estar presentes en todo buen diseño. Si se quiere a toda costa, casi es mejor comprarlo en EEUU (está en inglés, por supuesto).

Más trabajos de Vignelli.

El concepto geométrico de Massimo Vignelli se aprecia en toda su obra, ya desde sus trabajos de diseño editorial para maquetación de prensa y periódicos. Es un campo al que yo también me dedico, con lo cual me interesa especialmente.

En el año 68, Vignelli diseñó la maqueta-base del semanario The Herald. Lo que hoy en día vemos como una maquetación convencional, prácticamente actual, al parecer constituyó una revolución.

Semanario The Herald, diseñado de maqueta-base por Massimo Vignelli.

Lo que hizo Massimo fue crear plantillas modulares, basadas en una rejilla. Los módulos tenían tamaños estandarizados, que se correspondían con las diferentes piezas informativas y la publicidad. En definitiva, lo que se hace hoy en día. The Herald contaba con 6 columnas con 17 módulos de altura (actualmente lo normal en prensa escrita son 10 módulos de altura por 5 de ancho). Seguramente este periódico tenía un tamaño grande, al estilo anglosajón, de tipo tabloide, de ahí que tuviera tantos módulos de alto. Cada uno de estos módulos contiene un número fijo de líneas, por tanto. Así sigue siendo hoy en día.

Pasando a otros trabajos más en la línea del diseño gráfico puro, encontramos que Vignelli tuvo innumerables clientes, y muchos de nivel internacional, como IBM y American Airlines. Varios diseñadores muy reconocidos actualmente, como Michael Bierut y otros, trabajaron para él en su estudio.

En cuanto a sus famosos diseños de planos de metro, realizó varios para el de New York, tanto en los ‘70 (actualizando el plano anterior ya obsoleto) como incluso uno reciente, en 2008. También realizaron aportes al de Washington, señalización en estaciones italianas, empresas de transporte…

Diseño de plano de metro de New York de los VignelliDiseño de señalización del metro de New York de los Vignelli

Al hablar de Vignelli, siempre se menciona también su participación en el documental Helvetica, junto al cineasta Gary Hustwit. Dicho documental se centra en la tipografía y el diseño gráfico (así como obviamente en la citada letra).

Para ver más trabajos de los Vignelli, seguramente lo mejor será empezar por la propia página del estudio creado por ellos: vignelli.com.

Recomiendo hacerlo, así como repasar también el ya citado trabajo del resto de maestros. Como hemos comentado, las conclusiones a las que llegaron todos son muy similares. Reflexiones tras el trabajo de toda una vida… Sin duda dignas de ser tenidas en cuenta, por todo aquel o aquella que quiera realizar una labor creativa.