09 mayo, 2018

Trigger Cards: ejemplo de diseño crowdfunding

Me ha gustado muchísimo este proyecto del que vamos a hablar: Trigger Cards (literalmente “cartas gatillo”, o “cartas disparador”). Y el entusiasmo se debe a una doble –o triple- perspectiva.

Por un lado, por sí mismas constituyen un trabajo de diseño excelente, como luego veremos. Son realmente bonitas, sencillas y funcionales; sirven exactamente para lo que sirven, sin añadidos superfluos y resultando al mismo tiempo modernas y atractivas, bien diseñadas.

En segundo lugar, la idea de fondo es igualmente buenísima. No es otra que precisamente la de inspirar a equipos de creativos. Así pues, cuando se las ha llamado “cartas gatillo”, era en el sentido de desencadenar ideas, poner a funcionar las mentes de los equipos. En definiva, son como una baraja de cartas convencional, pero que en lugar de naipes tiene tarjetas con preguntas, a modo de brainstorming.

Ya lo explicaremos un poco más después. El caso es que son cartas para inspirar. Creo que esa sería la mejor traducción al español de Trigger Cards: “cartas inspiradoras”.

Trigger Cards, baraja de cartas "inspiradoras" para desbloquear a creativos/as.

En tercer lugar –pero no menos importante-, está el modo en que se ha puesto en marcha y llevado a cabo el proyecto. En vez de realizar –solo- la típica presentación en Behance, Dribbble, etc, y vender luego los mazos de cartas en un sitio web al uso, han optado por una estrategia muchos más original: el crowdfunding o micromecenazgo. Sin duda es un ejemplo de trabajo en Diseño Gráfico profesional increíblemente interesante, que nos debe enseñar a todos. De principio a fin.

Las cartas buscan ayudar a creativos/as del mundo entero, sea cual sea su campo.

¿Qué es esto del micromecenzago y cómo lo han aplicado?

El crowdfunding en general consiste en solicitar públicamente financiación para un proyecto. Mediante diversas plataformas digitales, cualquier persona puede actuar como pequeño “mecenas” en el mismo (o grande, si se quiere). En definitiva poniendo dinero para que el proyecto se ejecute, y convirtiéndose así en inversor/a.

¿Qué consigue a cambio esa persona particular? Las condiciones dependen de cada proyecto. Por lo general es una copia o ejemplar del mismo, cuando esté terminado (en condiciones ventajosas naturalmente). Aunque puede ser incluso parte de los beneficios, etc. En definitiva, en lugar de acudir a los financiadores habituales –los bancos-, el micromecenazgo apuesta por la financiación colectiva por parte de muchos particulares.

En este caso, las Trigger Cards lanzaron su petición de crowdfunding en la plataforma Kickstarter. Como puede verse si se clica en el enlace, las personas que contribuyan obtendrán diferentes recompensas, en función de la cantidad invertida (básicamente se trata de mazos de cartas que se les envían a su domicilio en cualquier parte del mundo, con un descuento aplicado sobre el precio normal de venta).

Algo más de info sobre las cartas y cómo se usan.

La persona que está detrás de este inspirador proyecto es el español Alejandro Masferrer, consultor creativo del área de Barcelona. Un excelente diseñador y tremendo profesional que ha trabajado en Londres y diversos lugares más.

Alejandro Masferrer

Según se explica en la página oficial de las Trigger Cards, Alejandro inició este proyecto en 2016, mediante un simple sitio web en el que explicaba el método creativo. El rápido éxito del mismo llevó a todo lo demás: buscar las preguntas adecuadas, diseñar las tarjetas, buscar financiación…

Estas cartas son por tanto mucho más que un simple objeto bonito con buen diseño, pues verdaderamente buscan ayudar a equipos de creativos del mundo entero. De hecho, hay versiones tanto en español como en inglés, y todo el sitio web –que por cierto tiene un diseño igualmente excelente y a la última- está íntegramente realizado en esta última lengua, lo cual en mi opinión es un acierto (de esta forma puede conseguirse difusión mundial).

Hay 8 barajas distintas según el tipo de proceso creativo.

No digo nada más. Las personas interesadas pueden navegar por los diferentes sitios oficiales de las Trigger Cards, donde se explica todo muy bien. Baste decir que las preguntas de las tarjetas sirven para cualquier tipo de labor o problema, pues hay 8 barajas diferentes: temas científicos, sociales, económicos, artísticos… Es como un juego; se van cogiendo naipes y el equipo va respondiendo de forma horizontal y flexible a las preguntas. Cuando se llega a un callejón sin salida, siempre podemos sacar otra carta…

Mis felicitaciones más sinceras a Alejandro Masferrer y resto de colaboradores por este proyecto. Como digo es todo un ejemplo digno de emulación, de principio a fin. Desde La Grafiteca compartiremos sus actualizaciones en nuestros propios canales sociales, dado su gran valor e interés profesional. Vuelvo a poner enlace al sitio principal del proyecto:

Triggers: a powerful brainstorming tool for creatives (una poderosa herramienta de tormenta de ideas para creativos).